Tu manejo del estrés con tus hijos

El manejo del estrés en familias con niños o adolescentes puede ser realmente una carga sino tenemos la mentalidad adecuada y puede llegar a crear conflictos entre los padrés. Si realmente nos esta afectando el estar cerca de nuestros hijos porque nos requiere de mucha atención debemos buscar ayudar para aprender ciertas técnicas, herramientas del manejo del estrés.

Nuestros hijos perciben claramente nuestro descontrol y como todavía no han adquirido los hábitos necesarios para salir adelante en la vida, son puros receptores de nuestro malestar y muchos comportamientos de nuestros hijos son el reflejo de la situación de sus padres.

Recuerda que ya desde antes de nacer requieren de todo nuestro amor y que la consecuencia de todo lo que hagamos será reflejo a lo largo de toda su vida. Tan importante es cómo nos encomtremos.

Por esta razón aprendamos técnicas del manejo del estrés, manejemos nuestra ira, nuestros comportamientos y ajustemos nuestras emociones. Si no lo hemos hecho hasta el momento que mejor elección que aprendamos ahora. La seguridad emocional y familiar de nuestros hijos lo merecen.

Si hay gritos, enfrentamientos, falta de comunicación nuestros hijos serán los perdedores, sin saberlo entra en conflicto en su mente una serie de acontecimientos como malestar, peores notas, sentimiento de culpabilidad entre otros.

Por esta razón vamos a aprender el manejo del estrés y así no sólo conseguiremos la reducción del estrés sino que poco a poco conseguiremos una mayor estabilidad familiar y una mayor felicidad para todos. La familia es la base en la que se sustenta la sociedad.

Procuremos dar a nuestros hijos tiempo de calidad, preguntémosles por sus problemas y empecemos a construir una nueva base basada en la confianza. Que sepan que estas ahí, cerca pero sin un ferreo control y poco a poco empezarán a confiar en ti porque saben que quieres lo mejor para ellos.

En definitiva sino encuentras las formas o no sabes como hacerlo consulta a especialistas en el tema.

Y en definitiva aunque se lo digas que sepa que lo quieres.

No pasa nada porque le digas a tus hijos que los quieres. A lo mejor lo están esperando.

Feliz día para todos los padres.

Cándido Pascual.


Leave a Reply