Técnicas de meditación para trabajadores

técnicas de meditaciónLa meditación produce relajación, paz y tranquilidad, y las personas que están muy ocupadas necesitan de una pausa y esta puede ser su alivio, su clave para poder seguir adelante.

Por esta razón, las personas, tales como trabajadoras y trabajadores, que viven una vida presionados con poco o ningún tiempo de sobra, aunque piensen que no pueden dedicar un momento para descansar ,la meditación les puede ayudar para la reducción del estrés, mediante técnicas de meditación.

Hacer un hueco y meditar o relajarse puede ser la solución a tus males de prisas. La distancia que tenéis que recorrer para llegar es la misma y hay que saber que hacer  a su debido tiempo. Así llegarás incluso antes que los demás y con más lucidez pudiendo resolver problemas con más facilidad.

Los beneficios de la meditación son muy grandes

Baja la presión, que aunque sea unos minutos de vez en cuando puede traer un beneficio notable. Para una persona ocupada como tu que has tenido que trabajar muy duro para llegar donde estas debes mantenerte y para ello debes de tomar las soluciones correctas y eso es de personas inteligentes.

A menudo, esto puede significar que, en caso de percibir un beneficio en una actividad, no sólo vas a conseguir ese beneficio sino que lo vas a mejorar al tener la mente más despejada y poder adoptar mejores soluciones. Por tanto, es posible que si realizas  breves períodos de meditación y lo haces de forma regular los beneficios no se harán esperar.

¿Qué tipo de técnicas de meditación pueden encajar en este estilo de vida, la de una persona trabajadora con estrés, incluidos las/los trabajadoras/es?

Características importantes de la meditación

Aprender a respirar bien conscientemente, relajarse y despejar la mente, y poco a poco la mente se va enfocando.

Entonces, ¿qué técnicas se pueden utilizar por parte de cualquier trabajador/a  durante su día de trabajo?

Consejos a poner en práctica. Técnicas de meditación

1. Si  utilizas el transporte público para ir y volver del trabajo, y que son capaces de sentarse, puede ser un buen momento para cerrar los ojos, concentrarse en la respiración correcta, y tratar de apagar los sonidos circundantes . En muchos casos no es necesario cerrar los ojos , actúa como observador durante el trayecto, no pongas en tu mente, ni critiques las circunstancias que ocurren a tu alrededor. Siendo mero observador y situándote en el ahora, tu cuerpo y tu mente ya se están relajando.

Los desplazamientos puede ser una experiencia muy estresante todos los días de la semana, por lo que una sesión de meditación, incluso en el momento del traslado al trabajo puede ser muy gratificante, porque no estamos añadiendo algo más a nuestra mente. De hecho, puede ser una buena práctica para tratar de meditar en condiciones difíciles, ya que estas favoreciendo las condiciones ideales para un  beneficio mayor  en el futuro.

El secreto de estas sesiones de tren o autobús es no dormirse, y que concentrarse manteniendo la atención como puro observador puede ser muy gratificante. Esto es relajación y meditación en el ahora.

2. Ir al gimnasio o realizar una actividad física moderada. Incluso realizando una actividad física se puede estar meditando. Se trata que cuando estes realizando el ejercicio físico no lo hagas con intensidad pero sí con atención en lo que haces. Cuando te quieras dar cuenta estarás realizando tu ejercicio en sus diversas posturas o actividad física identificando con lo que haces sin esfuerzo y haciéndote consciente de lo que haces. Tu mente esta centrada y esto se consigue con la práctica.

Has conseguido mantener durante un tiempo tu mente tranquila y relajada, a la vez que has realizado una actividad física. Estos períodos pueden ser muy desestresantes.  Te relajación y meditación se ven incrementadas.

 Conclusión: beneficios inmediatos.

Si en el gimnasio hay una habitación dónde se puede estar, relájate en ella durante unos minutos, tanto al empezar como al acabar tu sesión. Tu salud es lo más importante. Es tu sustento y el de los tuyos. Te necesitan fuerte. De hecho lo eres.

3. Aprende a descansar a lo largo del día en breves períodos de tiempo. Esto será muy saludable para ti. Necesitamos descansos periódicos para reponernos. No te preocupes por tu rendimiento, vas a rendir más.  Incluso 10 minutos pueden proporcionar un gran alivio en  el trabajo del día, y lo más probable es que  no perderás el tiempo, sino ganarás tiempo, ya que vas a trabajar con mayor eficacia. Mi recomendación es que realices varios descansos. Lo notarás.

Como puedes comprobar  es necesario hacer algo para no tener que pararte. El querer hacer muchas cosas no te va a hacer rendir más  si no aprendes a descansar. Todo lo que avances, lo vas a perder.

Ya estas aprendiendo el arte de la relajación y meditación. A practicar, en ti esta  la solución. Toma acción y práctica técnicas de meditación.

Feliz trabajo

Cándido Pascual

 


Leave a Reply