Técnica de la relajación básica

La relajación se puede realizar acostado o sentado. En los inicios te aconsejo que lo hagas sentado ya que si estas algo cansado puedes dormirte rápidamente y lo que queremos es que aprendas a relajarte conscientemente.

Afloja la ropa y empieza a ser consciente del ejercicio que vas a realizar, ya que va a ser la base de tu desarrollo personal. Por aquí es dónde vas a empezar, por ser consciente de tu cuerpo y poco a poco de tu mente.

Centra tu atención en la respiración hasta que esta se vuelva lenta y tranquila. Hasta que notes que esta respiración se vuelve abdominal. Imagínate tranquilo y vamos a empezar a relajarnos.

Primero nos enfocamos en los pies, después en las piernas y poco a poco llegamos hasta la cintura. Las primeras veces lo que podemos hacer es tensionar cada grupo muscular y luego relajarlo, así nos daremos más cuenta del contraste que se produce.

Continuemos, centremos nuestra atención en el abdomen, cintura y poco a poco hasta el pecho. Continúa relajándote y hazte consciente de la respiración , relaja los brazos y ahora enfócate en la cara: cuero cabelludo, frente, ojos, y mandíbula.

La respiración debe estar en todo momento presente en tu mente. Te va a facilitar mucho la labor de relajar el cuerpo y a la vez la mente.

Por último, comprueba si hay alguna zona de tu cuerpo que no este relajada y si es así, relájala. Dibuja en tu mente la sensación de una relajación perfecta.

Dentro de no mucho tiempo, serás capaz de relajarte completamente y los beneficios que obtendrás de la relajación no se pueden describir con palabras.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply