Siete técnicas exitosas para la gestión del estrés

Cualquier persona con actividad o incluso sin actividad precisa técnicas de gestión del estrés. En general son fáciles de aprender e implementar.

Controla tu estrés para ser una persona más feliz y con capacidad para disfrutar de la vida de verdad.

1.- El estrés avisa. Recuerda que cuando empieces a tener síntomas de estrés, es tiempo sino lo has hecho antes de comenzar a practicar técnicas de manejo del estrés. Recuerda que si el estrés es leve puede ayudarte. A partir de aquí ya sabes a mejorar la situación.

2.- El estrés es contagioso. Si estas con personas que sufren de estrés y pasas mucho tiempo con ellas te sentirás afectado, por las sensaciones que sentirás. Diles que pueden aprender a manejar su estrés, que muchas técnicas para ello y que no se deben dejar vencer.

3.- Copia de las personas sin estrés. ¿Qué es lo que hacen diferente a lo que yo hago? ¿ Qué actitud mantienen todo el tiempo? ¿ Están felices? Aprenderás mucho de estas personas. Porqué son un ejemplo a segur. Pregúntales como consiguen estar de esa forma.

4.- Respira profundamente. Respira lenta y profundamente. Empieza a respirar profundamente. Haz de ello una práctica habitual y empieza a sentir lo que estar bien, presente, tranquilo. La respiración ralentiza el estrés. 

5.- Cuidado con tu pensamiento. El pensamiento cuando se dispara te hace ver lo que no existe. La mayoría de las cosas por las que nos preocupamos nunca ocurren. ¿Pregúntate cuantas posibilidades hay de que ocurra lo que estoy pensando? La verdad es que casi nunca ocurren.

6.- Repasa lo que te hace estar estresado. Obsérvate, toma nota cuando te estresas. Busca en el pasado otras situaciones que te lo producían también y con la reflexión te empezarás a ayudar para una vida mejor.

Quizás tomes más café del normal, o estés haciendo cosas que cosas que realmente no son hábitos saludables. Cambiémoslos por hábitos saludables. Notaremos la diferencia.

7.- Vive feliz.

Aliméntate bien, haz ejercicio, no causes estragos en tu cuerpo y tu mente. Vive feliz como si fuese el último día de tu vida, pero haz las cosas bien, lo mejor que puedas. Te irás a dormir a la cama muy satisfecho. Dormirás bien y te levantarás mejor. Es un nuevo día.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply