Relajación para dormir. Consejos para ti

relajacion para dormirMuchas personas, cada vez más, se van a la cama y no consiguen descansar y su sueño es liviano o carente de profundidad. Una clave importante para conseguirlo es la relajación para dormir.

Hemos de plantearnos que es lo que hacemos a lo largo del día y de manera más importante cuando vamos a descansar.

Porque no descansamos

No descansamos porque hay algo dentro de nosotros que no nos deja, ya que el proceso de dormir es algo natural.

Vamos a comprobar en primer lugar como es nuestra vida diaria. Porque no descansamos, porque hay algún tipo de tensión física o psicológica que impide que se produzca el sueño de una manera natural.

Si es algo que es el problema de un día o de una pequeña temporada, cuando desaparezca la causa, el sueño se restablecerá a sus cauces normales a no ser que se haya hecho un hábito. En este caso es fácil volver a la situación anterior.La relajación para dormir debía ser suficiente.

También puede ocurrir que esa tensión psicológica se este manteniendo a lo largo del tiempo y te sientes que no controlas tu vida porque estas preocupado, ansioso y excitado por lo que te ocurre.

Si es físico el malestar producidos por las sensaciones físicas hace que también los músculos se tensen y que la actividad del sistema nervioso simpático este más activa de lo normal.

Debemos estudiar porque no descansamos y obra en consecuencia por medio de la relajación y con la ayuda de un profesional cuando esto ocurra de una manera más grave.

Primeros consejos para empezar a descansar de una manera definitiva.

Consejos para ti

Durante el día realiza algún tipo de actividad física.

  1. Antes de ir a la cama procura no tener ningún tipo de estimulación. La televisión, no tomar café…
  2. La televisión produce una sobreestimulación de nuestro cerebro y continúa una vez apagada y nuestro subconsciente trabaja de forma predominante con las últimas sensaciones recibidas durante el día. Si no puedes descansar no veas la televesión inmediatamente antes de irte a la cama.
  3. Un baño caliente antes de dormir favorece el descanso.
  4.  Acuéstate pronto.
  5.  La habitación debe estar oscura y en silencio, con una temperatura adecuada.
  6. Cena ligera.
  7. Ahora vamos a la cama a realizar la relajación para dormir.
  8. Cierra los ojos y respira lenta pero profundamente. Las respiraciones deben ser abdominales. Con unas pocas respiraciones es suficiente.
  9. Relaja tu cuerpo de cabeza a pies.
  10. Una vez realizada la relajación física, imagina un lugar en el que te sientas bien. Prueba distintas opciones hasta que encuentres la idónea para ti..

Felices sueños

Cándido Pascual

 


Leave a Reply