Meditación para principiantes. La respiración

Una buena técnica para principiantes en la meditación es el enfoque sobre la respiración. Es una técnica muy simple con pocas posibilidades de distracción.

Hay que limitar el foco de atención sobre la respiración. Focalizamos la atención en el acto respiratorio. Solo con este acto conseguimos calmar el estrés y la tensión.

Lo primero que hay que hacer es centrarse en el ritmo de la respiración. Si te distraes por cualquier causa, vuelve de nuevo a la forma en que respiras, como entra el aire por la nariz y como sale.

Otra forma es concentrarse en la respiración mientras caminas. Camina lentamente y concentrate en la respiración. Habra un momento probablemente que los pensamientos se te irán del pensamiento en el acto de respirar. Volver poco a poco al mismo proceso.

Esto se debe hacer en un lugar tranquilo donde puedas pasear de esa forma relajada y tranquila sin distracciones. Por ejemplo en el campo.

La mejor forma de avanzar es repetir el proceso. Todos los días hasta que te des cuenta de que no te estas concentrándote en el acto de la respiración sino que eres uno con el. Estas presente. Estas meditando.

Puede ser que notes el cuerpo más ligero, más relajado, sensación de hormigueo.

Para empezar basta con cinco minutos, hasta que llegue un tiempo en el que estés media hora o más. Te compensará. La meditación es muy saludable.

La meditación te servirá para reducir el estrés y la ansiedad.

Feliz día.

Cándido Pascual

 


Leave a Reply