Meditación en la naturaleza

Estoy practicando la meditación en la naturaleza.

He salido a dar un paseo y me he acercado  a un riachuelo que me he encontrado en el camino. Oigo el sonido de la corriente de agua y  siento el verde de la naturaleza. El aire de la primavera se siente en mi cara y me siento feliz y relajado.

El entorno natural me favorece para sentirme tranquilo, mis tensiones se diluyen porque me siento identificado con la naturaleza, con el entorno en el que estoy. Me siento feliz. Es una dicha el estar aquí.

Estoy practicando la meditación sin saberlo. Me siento equilibrado. Mis preocupaciones, problemas parecen desaparecer. Mis proyectos aparecen en mi mente con una fácil solución y me creo capaz de conseguir todo aquello que me proponga.

Qué me esta pasando realmente. Lo que me pasando es que estoy fluyendo con la naturaleza, con la misma energía con la que fluye la naturaleza y me siento enérgico y vivo.

Todo es paz, armonía.

El aire entra en mis pulmones y hace que todo mi cuerpo se rejuvenezca. Tal es la sensación de entusiasmo, que me parece estar flotando con la sensación de dicha y alegría que siento internamente. Todo esta a mi favor porque desde el principio he decidido estar en armonía con la naturaleza. Porqué la naturaleza es parte de mí.

Me relajo y la sensación de tranquilidad envuelve todo mi cuerpo. El sol, el agua y el viento hacen que todo parezca dicha y armonía. Estoy semiinconsciente y me siento vibrar con la sensación de bienestar que siento y estoy deseando trasmitir.

Esta es la fuerza interior. La fuerza que tu tienes dentro de ti y la que hay en la naturaleza de la que formas parte.

Recuerda cuando sientas sensación de preocupación o ansiedad y necesites recargar la naturaleza te ayudará a recargar.

La meditación en la naturaleza es de máximo bienestar. Practícala.

Feliz día.

Cándido Pascual.


Leave a Reply