Las raíces del problema de la ansiedad

La ansiedad es muy común en el día de hoy. Se suele sufrir con palpitaciones repentinas cuando menos se lo espera uno, incluso en personas que parecen insensibles y fuertes lo sufren en un momento determinado y no saben porque les sucede.

El miedo es algo que esta generalizado y en muchas ocasiones no se sabe de dónde procede pero esta ahí acechando para cuando suceda lo más mínimo y en algo que este relacionado con él por asociación se manifiesta y nos provoca la tan temida ansiedad. Pero a veces es por otras causas. En lo más profundo de nuestro subconsciente esta el desencadenante y sin saber porque y sin causa aparente para nosotros se manifiesta.

En muchos casos no se manifiesta sólo con los nervios sino que el cuerpo le busca otras salidas. La emoción se manifiesta en multitud de casos a través de la piel como si quisiera decirnos que tenemos que hacer algo para resolverlo. Como un indicativo de que algo no anda bien. Vamos a poner solución antes de que vaya más allá.

Casi todos los miedos y manifestaciones se producen por lo que hemos vivido en la infancia y en la adolescencia y nos acompañarán toda la vida y sin saber la procedencia sufriremos muchas veces la ansiedad.

En muchas ocasiones percibimos algo potencialmente peligroso y no sabemos la procedencia de ese miedo y que es lo que hacemos nada, sólo que nos enfocamos en el miedo y este aumenta debido al foco de atención que le prestamos y es justo lo que no debemos hacer. Hay que dirigirse al miedo pero desenfocadamente y el miedo desaparecerá por sí mismo. Es cuestión de tiempo.

Hay que centrar nuestra mente en lo que nos sucede pero como si fuéramos meros observadores de la situación y desde esa perspectiva el miedo se diluirá.

Llegamos incluso a tener miedo por padecer esta o aquella enfermedad y lo que hacemos es verla en todo aquél que la padece y estamos de nuevo enfocando nuestra mente en lo que no debemos. Fíjate en la salud si tanto estas obsesionado. En las cosas buenas y en la salud perfecta del órgano que temes este afectado. Realmente sólo es una preocupación a la que le das fuerza.

En cuanto no se la des todo volverá a la normalidad.

Es importante lo que sientes y debes buscar sentir buenas sensaciones con respecto a lo que temes y estoy te traerá mejores sensaciones aún y con esto la salud. En definitiva adiós a la ansiedad.

Aprende a vivir. Tuya es la vida. La vida esta en expansión, no elijas lo que no es natural.

Feliz día.

Cándido Pascual.


Leave a Reply