La relajación para controlar la ansiedad

La relajación debe ser el núcleo de cualquier actividad destinada a controlar la ansiedad. Es el descanso en una forma tranquila y sosegada, justo lo contrario a la ansiedad, por lo que es vital el aprendizaje de la relajación profunda.

Entre otros cambios físicos produce los siguientes:

  • Reducción de la presión arterial, del ritmo respiratorio y de la frecuencia cardíaca.
  • Reducción de la tensión muscular.
  • Predominio del sistema nervioso parasimpático, el que nos hace estar relajados.

Si realizas una relajación profunda al inicio del día, lo notarás en el resto del día. Si se práctica durante unas cuantas semanas y de una forma continua te sentirás mucho mejor física y mentalmente.

Otros beneficios de la relajación profunda incluyen:

  • Disminución de la ansiedad.
  • Aumento del nivel de energía.
  • Mejora de la capacidad de concentración, con las ventajas que esto trae consigo.
  • Prevención de otros trastornos como dolores de cabeza, úlceras.
  • Aumento de la confianza, al sentirnos mejor.

El aprendizaje de la relajación profunda requiere un cambio en el estilo de vida y una actitud diferente en el afrontamiento de los retos que tenemos en la vida.

Los resultados serán mejores de los esperados, por lo que te aconsejo no perder tiempo, empieza el aprendizaje de la relajación y notarás como tu salud y tu energía corporal aumentan progresivamente.

Tómate el tiempo suficiente y realízalo a diario. Si lo aprendes la práctica de la relajación será mejor cada día y a largo plazo la ansiedad y otros problemas serán un recuerdo.

Feliz día.

Cándido Pascual.

 

 


Leave a Reply