La relajación. La estrella es tu hijo

La relajación es muy buena para los jóvenes de nuestra época. Sobre todo para aquellos que se les requiere que rindan a un nivel muy alto.

Los jóvenes en algunos casos, en el deporte o en el estudio  se les exige en muchos casos altos niveles de cualificación en lo que hacen.

Por esta razón y otras la ansiedad de nuestros jóvenes aumenta al pensar que no van a llegar a dar la talla.

Seguro que queréis lo mejor para ellos y para vuestros hijos. Vamos a empezar a enseñarles como es la vida con otra dinámica distinta, más creativa, menos analítica. En este caso la relajación es clave.

Es cierto que el nivel exigencia hoy día es mucho mayor. Hay más competitividad. Los “adultos” exigimos que nuestros hijos rindan y el sistema también lo hace. El que no este dentro de esa línea no es tan “aceptable”.

Lo que no saben estas personas es que para ser una persona exitosa, creativa, feliz, no es necesario usar tanto el cerebro de la forma en la que se hace.

No se les enseña a pensar creativamente. A resolver los problemas del día a día. Nuevos planteamientos, nuevas formas que si se llevarán a cabo el sistema educativo cambiaría completamente y se conseguiría jóvenes no sólo mucho más exitosos, sino más felices y capacitados para enfrentarse a la realidad más cambiante.

El enfrentar nuestra vida desde otra óptica utilizando más el hemisferio cerebral derecho hará la diferencia y tendremos no sólo la parte analítica (hemisferio cerebral izquierdo) funcionando sino también la creativa. Dará como consecuencia una mayor integración de ambos hemisferios cerebrales y una mayor adaptación a las nuevas formas de la vida de hoy.

Para todo esto la clave es la relajación y nuevas formas de pensar.

Evitaremos la sobrecarga de nuestros jóvenes con un mayor rendimiento, sabiendo que la relajación como base y diferentes métodos de visualización creativa son en parte la solución.

Los conocimientos son importantes , pero no lo son si hacemos de nuestros jóvenes personas que sólo piensen ser los mejores dejando a los demás atrás. Ese no es el camino. El camino es la integración. La unión de diferentes mentes en la consecución de un mundo mejor.

Lo que queremos en último lugar son hijos felices y saludables. Lo demás viene por añadidura.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply