La relajación. Fácil de practicar

La relajación para los niños y miembros de la unidad familiar puede ser una práctica atractiva y muy enriquecedora.

Debemos educar a nuestros hijos con historias emocionantes y atractivas que calen hondamente en su emoción y a consecuencia del mismo en su subconsciente.

La verdadera relajación se disfruta cuando pretendemos buscar lo mejor de cada persona que interviene en la misma.

Es importante aprender a desconectar y no dejar a nuestros hijos que les eduque la televisión, a no ser con supervisión sabiendo lo que ven.

La violencia y las emociones fuertes no deben tener cabida en ninguna casa. En realidad los programas de televisión que producen un gran estrés deberían ser  eliminados, ya que ahondan en la mente de la colectividad. No se trata de restringir lo que sale en la televisión, sino ponerlo a otras horas. No hacen bien a nadie.

La verdadera relajación se consigue cuando las tensiones y los pensamientos son eliminados, por lo menos los que provocan una sensación de malestar o vibración negativa en el ambiente.

Hay que prepararse  y para realizar una verdadera relajación ir a un lugar tranquilo de la casa y a relajarse. El objetivo es reducir el estrés, respirar de una forma natural y profunda y a vivir una gran experiencia de la relajación.

Esta debe durar como término medio entre cinco y veinte minutos.

Inspira tranquilamente, déjate llevar por la respiración, siéntela, vívela, déjala fluir y a continuación haz que la respiración sea un proceso normal. Centra tu atención en el acto respiratorio y posteriormente poco a poco relaja tu cuerpo

Dirígete después mentalmente allí donde quieras. Vive el proceso o hazlo con tus hijos. Si les enseñanzas ya desde pequeños les estas enseñando a realizar una de las mejores cosas que podrán aprender en su vida de una forma natural .

Esto es todo lo que necesitas para la relajación física y mental.

Con la práctica tendréis una sensación de paz y tranquilidad.

Feliz día.

Tu coach

Cándido Pascual


Leave a Reply