La preocupación: la ansiedad y el estrés

el estresLa preocupación está intimamente ligada a la ansiedad. Es más en nuestra vida diaria estamos siempre dándole vuelta a multitud de cosas y nuestra vida siempre está con un estrés fuera del normal.

Debemos aprender a no preocuparnos, pero para ello debemos de tener presente la utilización de las herramientas adecuadas para una mejora en nuestra forma de vivir.

¿Cómo hacer para no estar siempre preocupado?

Tienes que entre otras cosas mantenerte ocupado. Si tus preocupaciones son grandes debes apender a encontrar tu lugar dentro de la actividad que realizas, entregándote a lo que haces en ese momento. Haciéndolo de la mejor forma posible.

Sé que en ocasiones no es fácil conseguir hacer esto. Pero es parte de un hábito y cuando lleves un tiempo, te será fácil hacerlo. No te quepa la menor duda.

Otra forma importante de no preocuparte es pensar si el problema que tienes en un momento dado es posible que ocurra. Pónte en lo peor y te darás cuenta que en un porcentaje altísimo nunca ocurre, por lo que la estadística también esta a tu favor.

La preocupación mata más en esta vida que cualquier enfermedad. Corroe por dentro y las personas que la sufren de una maneera cosntante hacen de su vida un valle de lágrimas.

La solución: vive hoy como si fuese el último día de tu vida. Vive feliz sólo  por hoy. Realmente esto es más sencillo de lo que parece, es crear el hábito y sólo por es asumible.

Si aprendemos a hacer esto supondrá un cambio significativo en nuestra vida. Sin la preocupación, sin la ansiedad y sin el estrés.

Feliz día

Cándido Pascual


Leave a Reply