La Meditación. El arte de permitir

La meditación es un arte fácil de aprender, pero tienes que ser una persona regular en la práctica.

Para algunos al principio puede parece aburrido, pero la clave esta es persistir. Es cierto que la meditación es un estado de tranquilidad, un estado de encontrarte contigo mismo y por eso muchos practicantes en las primeras sesiones abandonan. No les gusta lo que ven.

Si persistierán, se darían cuenta que detrás de esa aparente intranquilidad, producida por el torbellino de su forma de pensar, se encontrarían con una bendición que cambiaría su vida.

La mayor parte de los practicantes piensa que no funciona y es que para algo fructifique hay que sembrar primero la semilla. No desesperes, continúa la práctica y si todavía no lo has hecho, comienza merece la pena.

La meditación es el arte del permitir, de sentir, de dejar fluir tu con la cosa, objeto o persona meditada. Y cuando consigues estar e identificarte con lo que haces, empiezan a venir los resultados. Mejor salud física, mejor salud mental, reducción del estrés, una forma de ver las cosas distinta pero más realista.

En definitiva una mejor vida, menor resistencia a las cosas y como consecuencia, el comienzo en la desaparición de los bloqueos mentales, que tanto daño nos han hecho durante toda la vida.

Ya sabes comienza con cinco minutos, tu práctica ha de ser gradual y después de un tiempo ve sumando minutos, siempre que durante la práctica te encuentres cómodo.

Realmente la meditación no es resistencia, si no te resistes sino que permites, entrarás poco a poco y con el paso de los días y los meses en una profunda meditación.

Tu estado será otro.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply