La depresión : doble sentido

Durante muchos años, la depresión se ha asociado con estar en el paro, mientras que el estrés es la perdición de los trabajadores. Sin embargo, estudios recientes han demostrado que las personas que están trabajando todavía son muy propensos a desarrollar depresión. Algunas empresas presionan más a sus trabajadores que otras. También han demostrado ser más propensos a presionar a sus trabajadores que otros.

En este mundo moderno, la depresión puede convertirse en un problema importante para las personas que tienen baja tolerancia a la tensión y la ansiedad.

Trastornos psicológicos y emocionales tienen el potencial de incapacitar a una persona social y profesionalmente.

Estar desempleado significa que una persona ha sido privada de la renta relacionada con su trabajo y, en teoría,  de un propósito en la vida. Estas en principio son necesarias para sentirse una persona realizada y con su falta debido a la forma de pensar trae consigo la depresión y problemas emocionales. Mientras tanto, los trabajadores tienen vinculados la presión y el estrés de atender las demandas de un empresario o un cliente.

Cada vez más gente se está deprimiendo a pesar de tener empleo. Si bien esto ha sido un problema desde los últimos años. Es cierto que el nivel de estrés en el trabajo es mucho mayor, se necesita que se den mejores resultados y cuando el esfuerzo supera el nivel de adaptación de la persona, si se produce a lo largo del tiempo la persona no lo soporta y empieza a sentirse mal como primer síntoma y en algunos casos se deprime.

Atención: no te preocupes hay muchas formas de no llegar a sentirte deprimido y si has llegado muchas formas de salir. Mediante las herramientas adecuadas, la forma de ver la vida, utilizando formas de afrontamiento del estrés adecuadas y de pensamiento positivo entre otras podremos afrontar las situaciones que se nos produzcan con un rendimiento exitoso y no estresante. Hay que decir adiós a la depresión.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply