La ansiedad y la naturaleza

Desde siempre hemos sabido que el estar en la naturaleza nos hace sentir bien y la ansiedad disminuye de forma espectacular cuando tenemos un contacto constante con ella.

Contra la naturaleza, contra la vida misma, no hay que luchar, hay que fluir con ella y de esta forma todo es posible, reducir el estrés, la ansiedad, la depresión o cualquier mal que nos aceche.

Debemos de volver a recuperar los mecanismos de autocuración que tenemos y que hemos anestesiado de muchas formas distintas, ya sea con nuestras creencias, educación o malos hábitos adquiridos.

Me preguntas pero no puedo salir a la naturaleza todo lo que quiero. Mi respuesta es que sino puedes hazlo cuando puedas, acércate, vívela , siéntela y recupera tu ser con ella. Fúndete tu con la naturaleza y el bien que recuperarás será inmenso. Tu salud física y mental será beneficiada.

Otras formas en las que puedes ayudarte: relájate y recuerda aquellos momentos en los que tu realmente has estado en contacto con la naturaleza. La playa, el bosque, la montaña. Siéntete como si estuvieras en ella, nota como el aire, el olor de alrededor, siente como toca tu piel el sol, cómo te sientes por dentro contento y feliz. Como si estuvieses allí hasta que lo sientas.

No desesperes, hazlo con tranquilidad y desde este sentimiento poco a poco te sentirás que estas allí junto a la naturaleza y sentirás sus beneficios.

Nuestro cerebro no distingue entre lo real y lo imaginario y si nos metemos en la imagen nos parecerá que es completamente real. Trascenderás la ansiedad y con la naturaleza, tu eres naturaleza, conseguirás tener una vida mejor

Puedes recordar una cascada, un bosque frondoso o lo que se te ocurra. Incluso de una foto puedes llegar a imaginar como si estuvieras allí y sentir cómo si este momento fuese el que tu te imaginas, trascendiendo tu vida imaginaria en salud real.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply