La ansiedad es un ladrón

¿Ha experimentado alguna vez la ansiedad?

Yo no dudaría en decir que de cada 100 que podríamos preguntar 100  te dirían que alguna vez han experimentado ansiedad en algún momento de su vida.  La ansiedad es una parte normal de nuestra existencia.

En las primeros días de existencia del hombre nuestro  sistema nervioso estaba preparado para mantener al ser humano en alerta. Hoy en día, la ansiedad la sentimos a consecuencia de nuestras cada vez más grandes responsabilidades y de la disponibilidad de tiempo.

Algunas personas, sin embargo, tienen  experiencias de situaciones en las que la ansiedad es más fuerte, ya que superan con mucha la capacidad que tienen para afrontarlas. El miedo se apoderada de tu mente, y anula en cierta forma tu capacidad de reaccionar y pensar con claridad  de pensamiento. La respiración se acelera, y nuestra capacidad de respuesta disminuye.

Esta es una condición debilitante. ¿Te imaginas ser presa del miedo y el pánico, hasta el punto que ni siquiera se podría hacer un simple viaje al supermercado?

Se trata de una situación cotidiana para muchos adultos. El mayor dilema que enfrenta el individuo presa del pánico es la sensación de aislamiento de muchos, y la imposibilidad de llegar a alguien en busca de ayuda.

La propia naturaleza de la enfermedad aísla al paciente, y hace que las opciones de tratamiento parezcan inexistentes. Cuando esto suceda hay que ir en busca de ayuda. Se puede llegar a llevar una vida normal.

Si tiene responsabilidades, hijos, seres queridos y amigos, es probable que tengas esa sensación alguna vez. Algunas personas nunca experimentan un ataque. Pero muchos lo tienen, y para aquellas personas, es una cosa pasajera. Pero de vez en cuando, alguien experimenta ansiedad y pánico, y  comienza a crecer dentro de ellos. Que consume su vida. Para estas personas, las responsabilidades simples se convierten en situaciones de miedo.

La buena noticia, de hecho, es que es fácilmente tratable con el asesoramiento y el uso de técnicas de auto-ayuda, incluyendo la meditación. Si es tu caso ponte de inmediato en manos de un profesional de la salud y consúltale también lo que haces como terapia alternativa.

Una vez que una persona comience a sentir que están en control de sus vidas, una vez más, empezará a tener una vida normal viviendo como siempre bajo control de lo que hacen. Hay salida. Pero si te pasa algo de esto no te pares, consulta de inmediato. Tu mejora esta en camino. La ansiedad quedará bajo control en tu vida y habrás empezado a controlar un poco más tu vida. Es imprescindible restablecer el control de tu vida.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply