La ansiedad en los exámenes: Una solución

Hoy día cada vez más se exige a nuestros hijos rendir en los exámenes. Esto les provoca ansiedad. Todo se lo juegan en uno o dos exámenes. Sin embargo hay estudiantes muy capacitados que no dan la talla en los exámenes.

La ansiedad en los exámenes empieza a ser una cosa común. Cuando se aproximan las fechas de los exámenes empiezan a ponerse de los nervios y algunos sufren de ansiedad.

La universidad se ha vuelto muy competitiva y los estudiantes quieren dar la talla. Se les somete a una gran presión y se olvidan nuestros maestros que estamos hablando de seres humanos.

La presión ante el máximo rendimiento, para los no preparados les produce en algunos casos bloqueos mentales, que ni ellos se dan cuenta, ni nadie que se encuentre a su alrededor.

Podemos hacer algo por ellos. Por supuesto que sí, se pueden hacer muchas cosas para ayudarles.

Escuchémoslos. Veamos que les sucede. El porqué de su situación y que remedios podemos dar para una mejora continua de nuestros estudiantes para que sean más creativos y mejores estudiantes.

Si ya desde los primeros niveles educativos les enseñaramos a aprender, no sólo siendo lógicos en lo que hacen, aprendiéndose todo de carretilla. Si utilizarán más el hemisferio cerebral derecho siendo creativos y  enseñándoles de lo que pueden llegar a ser. Todo el sistema cambiaría espectacularmente y la ansiedad sería un recuerdo.

Tendríamos mejores estudiantes. Más capacitados, con mayor ilusión por todo lo que hacen y lo que es más importante, rindiendo mucho más con menos esfuerzo y mejores resultados.

Llegarían los exámenes y los resultados serían espectaculares y nuestra sociedad avanzaría a mejor.

No hemos de olvidar que estamos tratando con seres humanos.

La clave: Preparar a nuestro profesorado para una mejora no sólo de los conocimientos de nuestros hijos, sino para que sepan reconocer que detrás de cada alumno, sea el que sea, hay un potencial humano y espiritual capaz de mejorar no sólo su vida sino la de todos.

La ansiedad pasará al olvido y estaremos trabajando ante la mejora del ser humano con sus mejores valores y capacidades.

Feliz día.

Cándido Pascual


 


Leave a Reply