El estrés y la sugestión

El estrés puede definirse como la interacción entre las habilidades de la persona y el ambiente. Nuestro estrés esta influido también por nuestra evolución.

En tiempos, era necesario la prontitud en la respuesta y este mecanismo es bueno ante situaciones de riesgo inminente, pero si no se sabes utilizarlo en los demás áreas de nuestra vida el cuerpo queda afectado.

Normalmente ante las manifestaciones de estrés, nuestro organismo reacciona con un aumento de los latidos del corazón, respiración más rápida y estas respuestas no son las adecuadas para dar respuesta a las situaciones de la vida actual.

Hoy día hay factores como la autoestima, la depresión, falta de empleo, que son estresantes y que necesitan una respuesta adecuada para una mejora en el rendimiento de la persona y que además no le produzca estrés. En definitiva tener un propósito de vida estimulante.

Fases en el desencadenamiento del estrés

1.-De alarma.-  El cuerpo muestra cambios característicos propios del factor estresante  que lo desencadena.

2.-De adaptación.- El cuerpo se adapta a la situación del agente estresor. Las señales corporales desaparecen en parte y la mente necesita un factor estresante mayor para responder.

3.-De agotamiento.- Cuando esta se produce a largo plazo la energía interna, sino se tienen los mecanismos adecuados empieza a agotarse, el estrés comienza a ser preocupante.

El estrés tiene muchos efectos sobre la salud. Hay que prestarle la atención más adecuada para una pronta mejora de los síntomas producidos por el mismo.

Realmente puede llegar a ser preocupante sino se hace lo debido: Hipertensión, úlceras, dolores de cabeza, asma y muchos más.

Cada persona lo sufre de una forma distinta. Todos tenemos un mecanismo distintos en función de cómo  hemos aprendido a manejar el estrés.

Gestionando el estrés

1.-Los factores de desencadenamiento del estrés.- ¿Cuáles son los tuyos? Estudia cuándo y cómo se te produce el estrés.

2.-Responde al estrés.- Modifica tu estilo de vida. Mejor alimentación, ejercicio moderado, la respiración, la relajación.

3.-Modificando tu actitud.- Tu forma de ver las cosas que te suceden, harán tu estrés en parte lo que es.

4.-Modificar la percepción.- Tus expectativas pueden influir en la reducción del estrés, por ser capaz de ver los problemas como posibles soluciones.

5.-Modificar los sentimientos.- Sentimiento es igual a sensación igual reacción. Aprende a canalizar tus sentimientos y te tomarás las cosas de forma diferente porque tus sensaciones serán diferentes.

Estarás canalizando tu energía, estarás reduciendo el estrés.

Si te lo propones aprenderás a gestionar el estrés de una manera eficiente.

Feliz gestión del estrés.

Cándido Pascual

 


Leave a Reply