El estrés y la ansiedad en la cocina

el estres en la cocinaAtrás quedaron los días cuando la gente piensa de la cocina como una tarea que debe hacerse “sólo por mujeres.”

En el pasado, las mujeres han realizado las tareas para  preparar la comida para la familia, lavar los platos y limpiar la casa, y estar al cargo de casi todas las tareas domésticas.

Pero los tiempos han cambiado y ahora las mujeres juegan un papel muy diferente en la sociedad a diferencia de lo que las mujeres de las décadas anteriores estaban acostumbradas.

Este cambio en los roles de género ha afectado tanto a las mujeres como a los hombres. Hoy en día, tanto hombres como mujeres ya aprecian el arte de cocinar.

Las personas con excepcionales habilidades culinarias son altamente remuneradas. Por esa razón, no es de extrañar que la tensión que tienen en la cocina es ahora experimentado por los hombres y las mujeres.

El cocinar  los alimentos, después de todo, trata de complacer a los sentidos de las personas que participan de las creaciones de la cocina de uno.

El cocinar con estrés y la ansiedad por  consiguiente les ocurre a muchas personas. Pero todo se aprende y la cocina necesita de paciencia y amor. Lo van a notar los que prueben a posteriori tus comidas. Tus ricas comidas.

Cocinar con estrés y la ansiedad consiguiente te puede afectar. La palabra “cocina” fácilmente connota placeres gustativos y el estrés esta reñido con lo bueno y a menudo se vincula a problemas en el trabajo y la casa.
Pero no debería ser una sorpresa saber que el estrés y la ansiedad afectan ahora a los hombres y mujeres que hacen la cocina, porque es también un trabajo que ha sido poco considerado y de mérito por las mujeres toda la vida.

Ellas han sufrido de estrés incluso aquí y hay que valorar lo que han hecho de por siempre. Ahora con independencia de quién lo haga vamos a aprender a cocinar sin estrés y la ansiedad disminuirá, porque amamos lo que hacemos.

Actúa de esta manera

Aprende a visualizar los platos antes de hacerlos. Como te quedarían antes de hacerlos. Siénte como lo haces, el olor, el gusto. Como queda al final en el plato. Pon en ello todos los sentidos y cuando te quieras dar cuenta, tendrás platos que aunque sean sencillos tienen una gran calidad y mucho amor y eso se nota.

Las personas o cocineras/os que se dedican a esto ven los platos en su mente antes de hacerlos. Disfrutan de lo que van hacer. Ven en su mente todo el proceso e incluso sienten su sabor. Están altamente especializados.

Nosotros no tenemos porque saber tanto pero si aprender a que no sólo en la cocina sino en los demás aspectos en la vida todo se puede lograr si actuamos de un cierto modo.  El estrés y la ansiedad en la cocina empieza a estar un poco más lejos. Haz la prueba pero se regular y constante.

Haz de la cocina un juego y en eso se convertirá . No tiene porque producir ansiedad.

Feliz comida.

Cándido Pascual

 


Leave a Reply