EL estrés. Siete soluciones prácticas

El estrés una vez que se ha instalado en nuestra vida es bantante persistente. El pensamiento positivo es muy eficaz pero debe ir acompañado de una buena dosis de conocimiento.

Siete soluciones prácticas contra el estrés

1.No imites lo que otros hacen. Lo que dicen. Cómo lo dicen. Mantente observador y responde con tranquilidad. El no entrar en la discusión acalorada y manteniendo la calma no sólo no derrotas al otro, que no debe ser tu objetivo, sino que te mantienes con la mente despejada y con capacidad de hablar y argumentar con más fuerza.

2. No guardes rencor. Estas en el momento presente y tus argumentaciones se basan en lo concreto, en la realidad. Hay que conceder al otro la capacidad de responder de igual forma. Es bueno para ellos, es bueno para nosotros. Se trata de ganar-ganar.

El secreto del éxito para una vida en que el estrés no este contigo es vivir con novedad el momento presente, libre de rencores. El rencor ya pertenece al pasado y ahí es dónde debe permanecer.

3. No reprimas los pensamientos negativos. Más bien observalos. Desde la auto-obserbación el estrés desaparece con mucha más facilidad.

Observa tu propia mente y déjala fluir de una forma natural. Te sorprenderás de la cantidad de cosas que tenías reprimidas.

4. Es momento de relajarte. Detente a menudo y toma una respiración profunda.

Te hará consciente de cómo estas y el descansar en momentos concretos te dará nueva fuerza y vitalidad.

Recuerda si relajas el cuerpo, relajas la mente. Ambas están íntimamente unidas.

5.Olvídate de las preocupaciones. Cuando aprendas a vivir en el presente, toda preocupación desaparecerá para ti y sin pensar en el futuro, estarás sembrando para un mundo mejor para ti y los que te rodean.

El estrés desaparecerá y te darás cuenta que hay muchas cosas mejores en las que pensar y productivas.

6. Mantente lejos de las personas negativas. Noticias negativas. Televisión basura, porque tu mente quedará afectada sino lo haces.

Muchas de ellas tienen la emoción a flor de piel y eso se convierte en parte de tu realidad.

7. Aprende a no criticar. La crítica produce el estrés y hace daño tanto al que crítica como a la persona criticada. Olvidémonos de lo que hacen los demás. Si hay algo que hacen y es cercano a nosotros procuremos arreglar el asunto que lo ha provocado y a otra cosa.

El pensamiento correcto dependerá y mucho de las elecciones que hagamos en nuestra vida. Empieza a elegir lo mejor y serás una persona feliz y sin estrés. Es cuestión de tiempo.

Feliz día

 

Cándido Pascual


Leave a Reply