El dolor y la meditación

Se ha comprobado que pacientes con dolores crónicos mediante la práctica de la meditación durante un período de tiempo de varias semanas  les ha disminuido la sensación del dolor, soportando mejor sus alteraciones y molestias.

Es más en comparación con un grupo de control se ha comprobado que las diferencias entre unos y otros se han acrecentado, siendo la mejora significativa en los primeros con respecto a los segundos.

El sentimiento de molestia no sólo era menor, sino que los síntomas aparejados a la enfermedad también, incluso alivio en la sensación de la ansiedad y de la depresión que vienen acompañándoles.

Hagamos de la meditación una práctica constante en nuestra vida. La meditación te lleva a un nivel de relajación muy profundo, porque desde la relajación y la concentración de la mente en un objeto o pensamiento determinado tu mente se traslada a lo más íntimo de ti.

La meditación es en sí una práctica que no sólo te hará mejorar tu salud, sino que además te ayudará a encontrar tu centro en la actividad diaria. Verás las cosas con más concreción y te será más fácil la vida.

Las personas que la realizan de una manera habitual y justo por los niveles profundos de relajación en los que se mantienen, como hemos dicho bajan su sensación de malestar físico, de dolor físico y esto tiene una razón.

A niveles profundos de relajación. El nivel theta, más profundo que el nivel alpha (estados de conciencia ), las ondas cerebrales son más lentas y esto afecta de forma determinante al estado general del organismo.

En las operaciones se lleva a las personas con la anestesia a éstos niveles, y tú con la meditación consigues llegar a esos niveles. No es maravilloso?

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply