Cómo reducir la tensión

La tensión se puede reducir de múltiples formas. Lo importante es encontrar las que para ti son las mejores. Puedes practicar diferentes métodos de reducción del estrés y elegir el que más te guste y se adapte a ti.

Cuando te acostumbres a realizar diversas prácticas, sabrás que hacer en cada momento y además serás muy efectivo. Esto siempre que pongas el interés suficiente en practicar.

Cuando nos dejamos apoderar por la situación de estrés, la confianza que tenemos en nosotros mismos va disminuyendo, porque nos encontramos con menos fuerza, esto poco a poco nos lleva a la ansiedad y en los casos más graves a la depresión.

Tenemos que ponernos manos a la obra, los problemas de salud cada vez serán mayores y muchos no podrán con ellos. Hay que solucionarlos. Vamos a invertir en nuestra propia salud.

Es preciso recuperar nuestra autoestima y vamos a decidir aprender a relajarnos. Le dedicaras el tiempo suficiente y aunque pierdas algo de tiempo ganaras en todo lo demás, salud y bienestar.

No pienses tanto. No le des vueltas a las cosas más que lo suficiente. Aprende a ver lo mejor de las cosas y cuando tengas un problema piensa que es un obstáculo, que tienes que superar para estar mejor que antes.

Pensemos en una situación en la que no nos encontremos a gusto, pensemos en que es lo peor que nos puede suceder, aceptémoslo mentalmente y a partir de ahí hagamos todo lo posible por mejorarlo.

Si piensas así, si actúas así, conseguirás  encontrar las mejores soluciones, porque has cambiado tu forma de pensar y reducir la tensión será un juego de niños, hasta que se vuelva algo habitual y recuperes tu nivel normal. La que siempre has debido tener.

Feliz día.

Cándido Pascual


Leave a Reply