Cómo reducir el estrés. El día a día

El estrés en nuestras vidas depende y mucho de lo que hemos aprendido a lo largo de nuestra vida. De cómo nos sentimos, de que es lo que hacemos y de los problemas que tenemos planteados.

Si nuestro trabajo se complica o es demasiado complejo o difícil para nosotros. Esto puede cambiar. Pero para cambiarlo tenemos que aprender técnicas de reducción del estrés. Aprendiendo los pormenores de lo que tenemos que hacer por muy complejo que sea, lo acabaremos haciendo bien.

La actitud para enfrentar el estrés debe ser la siguiente: tengo ante mi problemas por resolver. No voy a perder la esperanza ni el tiempo en pensar lo que tengo que hacer. Voy a empezar a buscar las soluciones y si hay algo que desconozco preguntaré.

Así haré hasta que consiga resolver lo que tengo que hacer. La conclusión de cómo me encontraré al final es obvia. Estaré contento y feliz porque he resuelto mi trabajo y  he conseguido estar bien.

De lo contrario, lo habría pasado mal durante mucho tiempo. Probablemente no lo hubiera resuelto y además mi estrés se habría disparado.

He evitado, si esta es mi actitud, a partir de ahora, enfermedades de todo tipo, sobre todo ataques al corazón, asma, presión arterial alta y en algunos  casos de mayores problemas y complicaciones cerebrales.

El estrés es uno de los problemas que debemos afrontar hoy, ya mismo, por las consecuencias que acarrea.

Muchas personas consiguen estar en el día a día en muy buenas condiciones. Qué es lo que hacen sabiendo que tienen una actividad parecida a otros. La respuesta es fácil, saben elegir.

Su intención, es lo que hace la diferencia. Todo comportamiento tiene un propósito. Obtener un resultado a través de una elección.

En muchas ocasiones pensamos que a través del estrés, activando el estrés vamos a conseguir las cosas. Puede ser que al principio el estrés active nuestra mente y nuestro cuerpo, pero a medio plazo por utilizar ese medio vienen las consecuencias.

Actuemos, no nos estresemos, hagamos las cosas pensando que eso es lo más importante en ese momento y nuestro pensamiento creará el sentimiento que le acompaña con una mejora en nuestro estado de ánimo y en nuestro bienestar. El estrés se estará reduciendo poco a poco.

Feliz día.

Cándido Pascual

 


Leave a Reply