Cinco minutos para la meditación

En la sociedad de hoy todo son prisas, todo actividad y el sólo hecho de pensar en el tiempo que le voy a dedicar a la meditación, me hace desistir antes de empezar. No hagas eso. Empieza con ese breve período de tiempo.

La  meditación no tiene porque ser larga, puede durar cinco o diez minutos. Hay ejercicios que se pueden practicar muy breves y beneficiosos. En cuanto lleves un tiempo no podrás estar sin hacerlo, lo necesitarás.

Ejercicio de respiración:

Encuentra una postura adecuada, en un lugar retirado dónde nadie te pueda molestar al menos al principio. Con el tiempo lo podrás llegar hacer en cualquier lugar.

Cierra los ojos y respira profundamente. Nota como la respiración es profunda y abdominal. Visualiza como entra el aire y como todo es energía de un color blanco azulado y como cuando sale el aire, sale todo lo negativo y toda tensión de tu cuerpo. Salen todas las preocupaciones.

Visualiza ese aire llegando a todas las zonas de tu cuerpo y como se elimina la tensión y se relajan todos los músculos del cuerpo.

Tienes bajo control la meditación, con el simple hecho de centrarte en la respiración. Es algo que hay que controlar y que además es fácil y sencillo. Mantén tu enfoque en la respiración y como en este momento controlas tus pensamientos por estos breves momentos.

Empieza con cinco minutos y poco a poco entrarás a realizarlo durante más tiempo. Si lo haces antes de dormir te será mucho más fácil conciliar el sueño.

Haz esto durante 5 minutos, o más si así lo prefieres, a continuación, abre los ojos y manten esa sensación de calma y relajación durante el día entero.

Una vez que controles la meditación concentrándote en la respiración, es el momento de profundizar en otros ejercicios también sencillos para que poco a poco desbloquees tus preocupaciones y consigas una reducción de estrés cada vez mayor.

Feliz día

Cándido Pascual


Leave a Reply